viernes, 13 de abril de 2012

Esta fangirl ve: Titanic en 3D




Sinopsis: Jack (DiCaprio), un joven artista, en una partida de cartas gana un pasaje para América, en el Titanic, el trasatlántico más grande y seguro jamás construido. A bordo, conoce a Rose (Kate Winslet), una joven de una buena familia venida a menos que va a contraer un matrimonio de conveniencia con Cal (Billy Zane), un millonario engreído a quien sólo interesa el prestigioso apellido de su prometida. Jack y Rose se enamoran, pero Cal y la madre de Rose ponen todo tipo de trabas a su relación. Inesperadamente, un inmenso iceberg pone en peligro la vida de los pasajeros. (FILMAFFINITY)




¿Qué puedo decir de Titanic que no sepan? Exactamente: nada. Esta película, considerada la más taquillera de la historia hasta el estreno de Avatar, se convirtió en una de las películas más amadas y odiadas alrededor del mundo. Catapultó a James Cameron como uno de los directores que no había que menospreciarlos, a pesar de presentar a la Fox un proyecto con un costo de 200 millones de dólares...

Lo cierto es que he visto esta película como 30 veces, quizá es la cinta que más veces he visto en mi vida junto con Forrest Gump y la mayoría de las veces suelo hartar a la gente por mi obsesión. La veo si la pasan en la tele, pongo el DVD, la vulevo a ver en la tele... En realidad, todavía recuerdo cuando fui a verla al cine por primera vez, allá por 1997 y me quedé dormida a la mitad para después despertar porque ya se estaba hundiendo el Titanic.

Como esto no es un viaje a los recuerdos, me enfocaré en mi opinión sobre su conversión al 3D y en por qué vale la pena verla, les guste o no. Aunque nunca hayan invertido 193 minutos de su tiempo en verla como amigos que conozco y obligaré a que la vean, seguro saben más o menos de lo que se trata: la historia de amor entre Jack y Rose a bordo del Titanic, el barco más famoso de todos los tiempo por perecer en medio del océnao Atlántico en abril de 1912. 

Me gusta comparar el amor presentado en esta película con el de Romeo y Julieta. Y antes de que los fans devotos de Shakespeare me acorralen, lo digo porque este tipo de amor es totalmente irracional y poco creíble, en mi opinión. Sí, me sigo emocionando cuando Jack y Rose están juntos y quiero que peleen contra todos los males que se les presentan pero, seamos realistas, se conocen desde hace tres días... ¿qué tipo de amor es ése? Sin embargo, funciona. ¿Por qué? Porque este tipo de historia de amor es lo que hace que la gente se ilusione, que crea en el amor.

Y por otro lado, tenemos al enorme y majestuosos Titanic, el barco "que no puede hundirse" ajá, claro y que se convierte en el escenario de la trágica historia de amor de estos dos jóvenes. Lo que me gusta de la película de James Cameron es cómo mezcló la parte histórica del acontecimiento con el romance; obviamente, no todos los datos presentados son correctos pero la mayoría sí: los bote salvadidas que no regresaron a salvar a más gente e incluso la existencia de un Jack Dawson como tripulante. La opinión de muchos cinéfilos se refiere a lo poco coherente de los acontecimientos o el exceso de efectos especiales o algo así. Tal vez tengan razón, pero la verdad es que la fórmula funciona y Cameron supo explotarlo al máximo.

Este re-estreno en 3D es excelente. TODA la película es en este formato y aunque obviamente no fue así como la grabaron, no importa, la conversión me dejó satisfecha. Donde puede apreciarse mejor es al momento del choque contra el iceberg porque la magnitud del problema se ve, literalmente, en tu cara. A partir de ese momento y hasta que la nave se hunde, el 3D resulta de lo mejor.

Así que, en resumen, amo Titanic y la amaré por toda la eternidad aunque no les parezca. Y como no puedo juzgarla sin que mi fanatismo se interponga, lo siento:

Calificación: 5/5 


No hay comentarios:

Publicar un comentario