lunes, 15 de octubre de 2012

Esta fangirl lee: 1984

1984, novela escrita por George Orwell, sitúa su acción en un Estado totalitario. Como explica O’Brien, el astuto y misterioso miembro de la dirección del partido dominante, el poder es el valor absoluto y único: para conquistarlo no hay nada en el mundo que no deba ser sacrificado y, una vez alcanzado, nada queda de importante en la vida a no ser la voluntad de conservarlo a cualquier precio. La vigilancia despiadada de este Superestado ha llegado a apoderarse de la vida y la conciencia de sus súbditos, interviniendo incluso y sobre todo en las esferas más íntimas de los sentimientos humanos. Todo está controlado por la sombría y omnipresente figura del Gran Hermano, el jefe que todo lo ve, todo lo escucha y todo lo dispone. Winston Smith, el protagonista, aparece inicialmente como símbolo de la rebelión contra este poder monstruoso, pero conforme el relato avanza está cada vez más cazado por este engranaje, omnipotente y cruel. 


________________
Fangirleando: Nuca había leído esta novela, ni me la habían dejado leer en la escuela o algo parecido, no sé por qué. Al parecer, es algo muy común en la prepa... el punto es que no tenía ni idea del argumento de 1984, más que unos cuantos rumores. Hasta que una amiga me lo recomendó y decidí darle la oportunidad como un año después.

Este libro fue publicado en 1949 y es increíblemente sorprendente lo vigente que sigue en nuestra época, quizá eso es lo que más miedo me causó. Y no me refiero a miedo del tipo "el libro apesta" sino "¡qué miedo que la sociedad actual esté viviendo así!". De verdad, conforme iba leyendo, me sentía como si estuviéramos si bien no viviendo exactamente así, bastante cercano.

Winston Smith es una persona que vive en el Londres de 1984 y se encarga de modficar el pasado para controlar el futuro, en un gobierno dominante que vigila a sus "ciudadanos" en todo momento, con cámaras y micrófonos ocultos, cambiando y eligiendo lo que la gente debe ver/escuchar/leer e incluso hablar, para evitar que piensen y cuestionen, sólo deben aceptar lo que se les diga. En resumen: el mundo es un mal ligar para vivir en ese momento.

Pero Winston no cree en el famoso Gran Hermano, la figura central del Estado, él sí cuestiona, finge todo el tiempo. Incluso comparte la ideología con otras personas, hasta intenta ser parte de los rebeldes, aquéllos que se supone, están en contra. Yo fui tan feliz en ese instante porque, mientras leí y todo era sumamente desesperante, habia alguien dispuesto a hacerle frente a todo... hasta que las cosas explotan en la cara de los personajes y resulta que los "buenos" no lo son, los "malos" son peores de lo que imaginas... 

En resumen, 1984 nos traslada a un mundo no muy lejano del nuestro, donde no se puede dar nada por sentado, ni confiar en nadie, ni siquiera creer que las cosas pueden ser peores porque ya lo son. Es de esos libros depresivos que tienen tantas lecciones acerca de cómo funciona el mundo y que, al final, es muy triste que el espíritu revolucionario se aplaste en tu corazón.

Calificación: 5/5


No hay comentarios:

Publicar un comentario