domingo, 7 de octubre de 2012

Esta fangirl lee: Good for you

Good for you, tercer libro de la serie Between the lines de la escritora Tammara Webber, retrata la vida de Reid Alexander. Por ser celebridad de Hollywood todo lo que hace está bajo el ojo público. Cada relación, cada error de juicio es analizado y juzgado por extraños. Su último error fue su coche, destruyó una casa y lo mandó al hospital. Ahora, su equipo PR está trabajando horas extras para salvar su imagen. Una cosa está clara—esta es una situación de la cual no escapará sin pagar por ello. 
Dori Cantrell es una verdadera humanitaria—todo lo contrario a lo que es Reid. Cuando su acuerdo con la DUI lo pone bajo su supervisión de servicio a la comunidad, ella se muestra poco impresionada hacia su estatus e indiferente ante su proximidad, y demasiado pronto él no quiere nada más que bajarla de su pedestal y demostrarle que es humana. 
Contando los días hasta que su servicio comunitario termine, Dori se esfuerza por ignorar su atracción magnética sorprendiéndolo con su capacidad de ver más allá de su fama y desafiándolo a ver su propio potencial desperdiciado. Pero Dori tiene sus propios secretos, seguramente guardados bajo llave hasta que una noche pone su mundo al revés. De pronto, su única esperanza para su conexión y redención depende de una sola elección: tener o no tener fe uno al otro.

___________________
Fangirleando: ¡LO AMÉ! Ya, eso es todo.

La serie Between the lines me encanta, los personajes están tan bien construídos que es imposible no amarlos. Sin embargo, mi favorito siempre ha sido Reid Alexander, quizá porque es el "chico malo" de la serie, es sexy, malcriado, arrogante y actor de Hollywood. Cuando terminé Where you are, el segundo libro, pensé "Reid merece su final feliz" así que esperaba que eso sucediera con esta novela.

Probablemente ya los estoy spoileando pero es que no puedo evitarlo, de verdad Good for you me dejó con una sonrisa ENORME en el rostro. Porque este libro es acerca de Reid y su crecimiento personal a lo largo del tiempo, su madurez y encontrarse a sí mismo, aceptar los errores del pasado y ser una mejor persona pero sin dejar de ser el Reid que tanto amamos. Digamos que es una versión mejorada de sí mismo.

En esta tercera parte de Between the lines, el famosísimo Reid Alexander toca fondo en su vida como ceebridad al estrellar su Porshe en una casa, así que para evitar ir a prisión, hace un trato para cumplir su condena en servicio comunitario. Y es ahí donde conoce a Dori, su opuesto absoluto, quien no está impresionada con su estatus de estrella y no le podría importar menos Reid. Ella es la "niña buena", hija modelo de un pastor, busca ayudar a todas las personas que quieran ser salvadas y en esta categoría no entra Reid según ella

Pero lo cierto es que ambos tienen mucho en común, secretos y remordimientos que los comen por dentro. Y en realidad se llevan bien cuando no están peleando. Entonces Reid se ve atraído por la chica que jamás creyó que merecería su atención y Dori acepta que debajo de toda la súper producción, Reid es alguien bastante decente. Antes de que se den cuentan, se enamoran, atraviesan una serie de obstáculos que les impiden estar juntos y ambos revelan su personalidad más profunda, sin máscaras.

Debo decir que más o menos nos damos una idea de la vida de Reid por los libros anteriores, pero es en éste donde realmente sabemos que más allá de su arrogancia, Reid se siente solo en una familia disfuncional. Aunque lo que más me sorprendió de Good for you fue el secreto mejor guardado de Dori. OMFG! Es una revelación de ésas que te dejan en shock por lo menos cinco minutos... y entonces Dori me agradó más, por ser un personaje femenino tan fuerte.

En resumen: ¡LEAN TODA LA SERIE! La amarán y si son fans de Reid, Good for you será su favorito. 

Calificación: 5/5 soy imparcial



Como dato: le pregunté a Tammara Webber si había planes de publicar estos libros en español y dijo que no :( pero su último libro, Easy, el cual no he leído pero está en mi lista, sí tiene planes de publicación en español aunque no sabe cuándo pues, en palabras de ella, "pronto" no significa lo mismo para las editoriales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario