domingo, 8 de marzo de 2015

Esta fangirl lee: Cartas a los muertos (Love Letters to the Dead)


Cartas a los muertos, libro escrito por Ava Dellaira.


Todo comienza con un trabajo para la clase de Literatura: escribir una carta a una persona muerta. Laurel decide escribirle a Kurt Cobain, quien murió joven como May, su hermana. Luego de la primera carta, ya no puede detenerse, y escribirá otras a Janis Joplin, Amy Winehouse, Jim Morrison y Heath Ledger, entre otros personajes famosos. Sin embargo, no le entrega ninguna a su profesora. La tarea permanece oculta… como tantas cosas de su vida.
Laurel escribe sobre lo que le pasa: cómo se siente empezar en otra escuela, lo difícil que es forjar nuevas amistades, cómo es el primer amor o vivir con padres separados y, lo más importante, escribe sobre la muerte de May. De esta manera, comienza a relacionar las cosas que compartió con su hermana y sus experiencias personales, con las vidas y muertes de estos íconos. Cuando escriba la verdad sobre lo que le ocurrió, podrá aceptar la muerte de May y solo así logrará verla y recordarla como la persona que siempre fue: adorable, asombrosa e… imperfecta.
_____________________
Fangirleando: No sabía mucho Cartas a los muertos excepto que era de esos libros épicos que al parecer medio mundo ama, así que había que leerlo. Y sí, es genial y ampliamente recomendable pero no me encantó tanto como yo esperaba.

El libro retrata la vida de Laurel, una adolescente de 15 años que comienza su vida en la preparatoria, intentando superar la muerte de su hermana mayor May, el distanciamiento de su madre, la depresión de su padre, la búsqueda de identidad, encontrar nuevos amigos, hacerle frente a sus problemas, etc. Es de esas lecturas donde sabemos que la protagonista está hundida hasta el fondo en un montón de situaciones horribles, aunque aún no queda muy bien claro cuáles son éstas, pues lo vamos descubriendo poco a poco.

Laurel se encarga de contarnos cada momento que atraviesa gracias a cartas que escribe a personas muertas. Gente famosa que por lo general murió joven/de manera trágica/ambas cosas al mismo tiempo y con la que ella se identifica. Y es así que conocemos a sus dos nuevas amigas: Hanna y Natalie, a los chicos que las "adoptan", Kristen y Tristan; y al único chico que le ha importado, Sky. Cada uno de estos personajes tiene sus propios dilemas en la vida que los afecta de una u otra mera. Es como un pequeño grupo de amigos inadaptados y hasta un poco rotos pero todos tienen algo en común además de Laurel: se complementan.

La verdad es que es imposible no sentir algún sentimiento por estos personajes, simpatizar con ellos, querer golpearlos, abrazarlos, escucharlos (?), quererlos... Pienso que todos vivimos algo que nos marca de por vida y si eso sucede en la adolescencia, deja una huella importante en nuestra forma de ser. Es lo que sucede con la novela, tal vez no experimentemos lo mismo que ellos pero sí podemos identificarnos con uno de los mayores dilemas: crecer. Y crecer arrastrando diversos problemas es todavía peor. 
Las cartas que Laurel escribe me encantaron, principalmente por la utilización de estas personas famosas como receptores de las mismas. No sólo es una forma increíble de narración sino que en mi caso particular, me hizo interesarme todavía más por quiénes eran estas celebridades, muchas de ellas las conocía y otras no. Si a todo esto le sumamos que Laurel es una protagonista que dan ganas de cuidarla, hace que el libro indiscutiblemente demoledor pero bello.


Podrán pensar que no tengo nada en contra de Cartas a los muertos pero la verdad es que sí. ¿Cartas a remitentes desconocidos + protagonista con vivencias trágicas + amigos inadaptados que se vuelven familia? ¿No les suena a Las ventajas de ser invisible? Que no les sorprenda si algunas cuestiones se les hacen ligeramente parecidas... la autora Ava Dellaira es amiga de Stephen Chbosky. No es queja ni indignación, debe haber infinidad de textos con estas mismas características, sólo digo que estos dos se parecen en algunas cuestiones.

Y en realidad también se parecen en el sentimiento que provocan. Ese "no sé qué que qué sé yo" que da después de leer algo que hace reflexionar sobre nuestra vida. 

Cartas a los muertos es una lectura recomendable si quieren experimentar una vez más los años adolescentes y todo lo que eso conlleva, si son chavos que los están viviendo o si simplemente quieren leer cómo todos estamos buscando quiénes somos y hacia dónde vamos. 


Calificación: 4/5 esperaba más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario